La Institución

La Defensoría del Pueblo es un organismo de control establecido por la Constitución Provincial y regulada por la ley 4877. Esta ley otorga autonomía total al Defensor y una amplia gama de competencias y atribuciones, cuya misión es:

– Controlar que las funciones de la Administración Pública
se cumplan de acuerdo a la Ley.
– Mediar para solucionar los conflictos con la administración.
– Recomendar medidas para un buen servicio público.
– Defender los derechos constitucionales:
– Derechos humanos
– Derechos de usuarios y consumidores
– Protección al Medio Ambiente

– Dicho de otro modo, tiene la misión fundamental de tutela y amparo de los Derechos de los ciudadanos que sufran o pudieran sufrir atropellos por entidades publicas o privadas que brindan un servicio comunitario.
Por otra parte debe velar por la prioridad en la preservación del Medio Ambiente.
En síntesis debe vigilar y brindar amparo a los derechos e intereses legítimos de las personas y de la comunidad.